La placa de golos delimitada por su derecha (según se mira a la pared) por el Diedro, y por su izquierda por el Dúlfer.

Junto al techo, esta a es la zona más prolífica en vías de cierta altura y nivel.

1.- Golos. Vía de artificial A1 muy interesante para empezar a aprender a escalar en artificial muy fácil, pero elemental para saber cómo funcionan los estribos. Además los tornillos no tienen chapas, por lo que se puede también aprender diferentes métodos para pasar por ellos con chapas recuperables, cordinos o fisureros.
2.- El Diedro. Es más bien una fisura diedro por la que hay trepar adoptando posturas tanto de uno como de otra. Vía clásica de escalada muy recomendable para adquirir experiencia de cara a escalar en alta montaña. Tiene dos salidas: directa, bastante difícil, y por la derecha, muy asequible aunque parece espectacular al tener que salirse del propio diedro. Ver foto.
3.- La Diagonal. No está clavada ahora pero hace años era muy transitada por ser de un corte similar a la anterior. Tenía un estribo a la entrada de la diagonal, se pasaba hasta una repisa a la derecha y luego se salía por la misma diagonal. Muy bonita, pero inexplicablemente no clavada. Recomendable por los mismos motivos que la anterior.
4.- Vía muy difícil de corte moderno, diferente a las anteriores. Justo a su derecha (al comienzo) hay una variante de entrada a la Diagonal con algún estribo, hasta la repisa del centro.
5.- El Dúlfer. Una de las vías más bonitas del Pagasarri, de corte clásico. Hasta que se reclavó era bastante peligrosa por los clavos que tenía, pero ahora no hay disculpa para no hacerla. Una entrada fácil por la repisa común a todas ellas, unos metros difíciles hasta empalmar con la laja final, un dúlfer clásico y muy bonito con buena roca y algo tumbado. Más no se puede pedir a una vía clásica. Ver foto.
6.- Variante del Dúlfer. Variante de salida de la vía anterior para no hacer la salida por el dúlfer y escaparse hacia la izquierda. No es difícil, aunque es posible que no tenga ningún clavo.
7.- Vía de reciente apertura como lo demuestra que está equipada con parabolts, y no con químicos, como lo está casi todo el resto de las vías del Pagasarri. Comienza aprovechando una laja despegada, que se ve mejor en la ficha nº 2 que en esta,  mediante la cual se llega hasta la estrecha repisa común con el Dúlfer, y la Placa de Golos, y sigue un par de metros a la derecha de la primera, paralela  a ella, hasta arriba. No se tiene referencias de su dificultad.

Volver.